Redes sociales







sábado, 16 de octubre de 2010


En mi casa no se reina la armonía, ni el amor, ni el buen Karma.
En mi casa se reina la mentira.
Muchas veces, me han acusado de mentirosa.
"La ausencia de la verdad es una forma de mentira"
Es mi pan de cada día. Con lo que me he criado. Ocultar la verdad.
Mi tío es gay y travesti. Todo los viernes se va de “mariconeo” (bares, discotecas, pubs... LGBT. Yo lo llamo irse de mariconeo) y no viene asta las 8 de la mañana. No se porque, pero cada vez que sale llega a las 3 o 4, a excepción de los sábados que llega a las 8 o más.
En la madrugada del viernes, a las 3 de la mañana yo seguía despierta, y me encontraba en el salón leyendo. Estaba tranquila. Tendida en el suelo, con el libro apoyado en el puff y mi vaso de coca cola zero con tres cubitos de hielo, cuando de repente, abren la puerta y resultó ser él.
Se fue a su cuarto corriendo como de costumbre, pues no le gusta que lo vea maquillado ni vestido de mujer. Cuando estuvo listo como un hombre, salió de su habitación y se metió en la cocina a comer.
Cuando lo vi, me extrañé, y me entraron ganas de decirle: "¿Ha terminado hoy antes las actuaciones de la Angelita?"
Se que mi tío sabe que se como es. Se que sabe que sus hermanos se lo huelen, y se que sabe, que sus padres aunque se lo imaginen, lo ocultan.
Se que sabe lo mío. Se que supo de mi relación con un transexual F a M. Se que sabe que lo se todo.
Pero lo oculta. Como todo. Como mi abuela, como mi abuelo. Como todos.

2 comentarios:

Nora dijo...

No siempre es fácil admitir la verdad, aunque el resto del mundo lo sepa todo.

;)

Dahlia dijo...

Me imagino que debe ser complicada su situación, pero no hay nada más triste que ocultar quien eres de verdad, lo único que demuestras es que tú eres el primero que no te aceptas.
No aceptes vivir en ese mundo de mentiras, no tengas miedo nunca a ser quien eres, ni dejes que te juzguen por ello.
Un abrazo.