Redes sociales







lunes, 10 de junio de 2019

Fiction art



Nos hemos dado cuenta que ya no hablamos como antes, que estamos juntas por costumbre. Yo creé un mundo hace mucho y tú estás creando un nuevo mundo ahora, la diferencia más notoria es que en tu mundo yo ya estoy porque tengo que estar, como tienen que estar esos familiares que solo se ven en festividades grandes, o ese tío pesado que siempre viene de vacaciones, tú en mi mundo dejaste de estar hace muchos años, a veces me pregunto si alguna vez llegaste a estar. En él, estás porque tienes que estar, porque para mí sí que tienes que estar pero no de la forma en la que alguien tiene que estar, con ese amor, esa cercanía o esa confianza, si no que estás porque el egoísmo dice que tienes que estar, y estás, porque a mí me interesas que estés. Hace mucho que dejamos de ser amigas, pero no sé si avanzamos en la relación que teníamos o qué nos pasó. Convertimos lo nuestro en nuestra propia familia, y lo convertimos en una familia lo mismo que dura la comida en el estómago después de horas sin comer. Igual que creamos algo, lo rompimos, y nos dimos cuenta que así no podíamos seguir, pero continuamos, porque nos dimos cuenta que lo que quisiese que tuvimos, era más fuerte que el acero. Pero llegados a este punto, nos volvemos a hacer la misma pregunta, ¿hasta cuándo debemos estar? Y nos parece nefasto que tengamos que hacernos compañía cuando ni a ti ni a mí se nos ocurren situaciones en las que podamos convivir, porque necesitamos lo externo para darnos cuenta que sí que podemos estar, pero en realidad no. Nublamos nuestra visión para hacernos creer que de verdad nos necesitamos, pero nos hemos dado cuenta que somos completamente prescindibles, y cada paso que da una, cada vez más se aleja la otra. A veces pienso en quién de las dos será la primera en dar el paso, en que un día nos despertemos y nos miremos mientras una de las dos pronuncia esa frase tan temida de “tenemos que hablar”, y entonces nos diremos todas las cosas que nos tendríamos que haber dicho hace mucho, “yo te quise, pero ya no te quiero, porque las relaciones se desgastan o eso dicen, y esa chispa se murió hace mucho”, y entonces, la otra dirá, “nunca tuvimos esa chispa, porque fuimos las otras chicas, esas sobras de las que todo el mundo se deshace que no le quedan más remedio que acabar juntas porque la persona que verdaderamente nos gusta no nos quiere” Y entonces nos miraremos y nos reiremos, porque vimos que la mentira llegó muy lejos,  y que tantos años de sufrimiento terminaron en ciento veinte segundos, y nos daremos un abrazo, porque así hay que terminar las cosas. 

lunes, 29 de abril de 2019

Por qué American Horror Story Cult habla de la política Española. 

Atención, spoilers de la séptima temporada de American Horror Story.

El actor Evan Peters, Kai, en American Horror Story

Creo que fue hace cuatro años cuando dejé de ver American Horror Story porque la temporada de Hotel me deprimió. A veces veo cosas que me deprimen, y si no las dejo de ver me llevo varios días intentando recuperarme, pero seguí viendo la serie por ver cómo terminaba, además porque leí que iba a haber representaciones de asesinos en serie y quería ver cómo lo habían hecho. Pero por curiosidad, y porque Evan Peters me encanta, continué viendo la serie y entonces vi, American Horror Story (AHS), Cult. La anterior de la casa encantada me aburrió un poco y en algunas partes se me hizo larga, pero Cult me encantó desde el primer episodio. El resumen que se le dio a la serie fue que a raíz de la victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales del 2016, a una mujer le vuelve a aparecer las fobias que tenía las cuales aprendió a controlar hace tiempo. El resumen que yo te hago es, cómo un chaval menor de treinta años consigue controlar la mente de muchas personas llevándolas hasta el extremismo.
Lynette Fromme

El arma que más se utiliza en España es la bandera. La bandera fue utilizada como arma para atacar a Podemos porque "abrazaban el independentismo", pero cuando Podemos comenzó a utilizar en Redes Sociales la bandera como seña de identidad, el arma se cambió y pasó a ser la casa, pero no una cualquiera, sino una casa que costó seiscientos mil euros. Pero es que resulta curioso que en enero del 2018, cuatro meses antes de Pablo Iglesias comprarse la casa, Albert Rivera viviese en una casa que costaba más de un millón de euros y nadie le dijese nada, además de tener otra casa en Barcelona pese a que vive en Madrid. Cuando se habla de movimiento de masas, como ese partido de color verde que hay que aprovecha ese arma que hace más daño que un disparo o una puñalada llamada bandera, recuerdo a Charles Manson. 
Charles Manson no es un asesino. Charles Manson nunca mató a nadie. Cuando a Charles Manson le juzgaron y le condenaron a cadena perpetua no fue por los asesinatos que cometió, ya que no cometió ninguno, si no que fue condenado a cadena perpetua por esa capacidad que tenía para controlar e influenciar la mente de los demás. En 1971 se procedió a condenarle por los asesinatos, pese a que los jueces dijeron que no estaba acusado de asesinato, le condenaron por homicidio premeditado, para que así le cayese pena capital, lo que al año siguiente se convertiría en cadena perpetua. En 1975, cuatro años después de su condena, Charles Manson recibió una visita de un miembro de la familia. Lynette Fromme, fue a verle y su visita no duró mucho, ella le preguntó que si quería que hiciese algo, que le podía pedir lo que quisiese, Charles Manson sólo le dijo una cosa, "haz algo que me sorprenda". Pocos día después de la visita, le informaron que Lynette Fromme intentó matar al presidente Ford.
Evan Peters en American Horror Story como Marshall Applewhite, 
David Koresh, Jim Jones y Charles Manson.

El comienzo de un capítulo concreto de AHS Cult, fue hablando de los líderes de las sectas, estos líderes, fueron en los que Kai se inspiró para conseguir tener un ejército (como el que quería tener Charles Manson) que hiciese lo que él quería. El partido de color verde ha hecho lo mismo que hace el personaje de Evan Peters en la serie, aprovechar lo que más molesta a la gente que tiene alrededor para ponerlo en auge, y así unir mediante el odio a varias personas que lo apoyen para llegar a formar parte de un partido político.
La política actual se divide en dos cosas, un culto y librepensadores. Los librepensadores votan porque no les queda más remedio, e intentan votar al partido que más se le asemeje políticamente o el que más proteja sus intereses. Luego están los del culto, repiten todo lo que escuchan, y aceptan que todo lo que sienten y piensan es lo correcto porque hay un partido que les dice que está bien pensar así y que siempre ellos le van a apoyar.
Dos imágenes valen más que mil palabras. Dos partidos, dos fotos, dos armas, en una, la palabra, la otra, la bandera.


¿Qué es mejor? No lo sé, creo que ni ellos lo saben. A veces es más fácil dejar hacer y aceptar el discurso del más semejante. Pero lo que nos falta es cultura, y esa cultura se consigue leyendo, porque si no se lee no se piensa, y si no se piensa, pasa lo que pasa.
Aquí dejo una lista de diez libros recomendados por la página Web de Código Nuevo, para ser un poco más librepensadores. Yo soy de la vieja escuela y recomiendo leer a Chomsky, pero cada uno puede leer lo que quiera, lo importante es informarse.

1. Noam Chomsky – La (Des)educación.  2. René Descartes – Discurso del método. 3. Manuel Rivas – Un manifiesto rebelde contra todo esto. 4. Marta Sanz – Monstruas y centauras. 5. Virginie Despentes – Teoría King Kong. 6. Rebecca Solnit – Los hombres me explican cosas. 7. Samanta Schweblin – Kentukis. 8. Jason Stanley – Facha. 9. Primo Levi – Si esto es un hombre. 10. Albert Camus – El extranjero.

Las imagenes utilizadas de los dos partidos políticos han sido esas al no encontrar otra diferente con menos o más banderas. Estas dos fotos en ningún momento pretende mostrar cuál ideología es mejor o peor, ni tampoco mostrarse políticamente a favor de uno u otro partido. Este Blog así como su autora, no se hace responsable de ninguna opinión sacada bajo la lectura del post. Código Nuevo, tampoco tiene nada que ver con el post.

viernes, 29 de marzo de 2019

Yo por ti cambiaba el mundo



No sé si uno nace gay o se hace con el tiempo, lo que sí sé es que no nacemos con conciencia de clase, al igual que no nacemos con rencor, odio o racismo. Te vas dando cuenta con el tiempo de las cosas que te mueven; el poder y el dinero, o el amor y la libertad. Yo no nací con nada de lo que soy ahora, como cualquier otra persona. Mi abuelo me hablaba de pequeña de Franco y de política, y yo llegaba a clase y en el recreo, cuando salíamos todos los niños al patio, les hablaba a mis compañeros de Franco, y estos, llegaban a sus casas y les decían a sus padres que la Scheherazade les había dicho que hubo un hombre bajito que mató a mucha gente. Los padres de mis compañeros se acercaban a mis abuelos y les preguntaban que por qué la niña siendo tan chica sabía de Franco, y entonces mi abuelo en casa me sentaba a su lado y me decía que había cosas de las que no se podía hablar, y me contaba historias de la Mili, y de cómo se cagaba en Franco mientras cantaba Suspiros de España. Yo de pequeña le curaba la pierna, porque en la Mili cogió una enfermedad que le dejó problemas en la piel durante toda su vida. En casa, utilizaba un bote de gasolina que todavía conservaba de aquellos tiempos, para matar a las hormigas en verano, y yo siempre me alejaba de él cuando le veía con el bote de gasolina porque una vez la gasolina me salpicó en la babucha, y pensé que si se ponía a fumar a mi lado podía salir ardiendo. Por la tarde, cuando se acostaba, le cogía un cigarro y me lo ponía en la boca y esperaba a que se levantase, para ver documentales sobre cualquier momento de la historia en España, sobre todo de ETA, la monarquía de Juan Carlos I, o el 23F.
                               

Nunca creí ser pobre, siempre vivimos en un barrio obrero pero nunca escuché como lo hice con mis tíos los problemas de llegar a fin de mes o los pagos de la hipoteca. Yo le decía a mi abuelo que quería algo y él me lo compraba, aunque sí que fue verdad que lo que pedía eran cosas pequeñas y de los veinte duros. Mi abuelo me enseñó que lo importante eran las experiencias, y siempre me decía Sal y disfruta. Salíamos todos los fines de semana, a veces, a las diez de la mañana ya estábamos montados en el coche, y cuando llegábamos al sitio para comer a las dos de la tarde, nos encontrábamos en la sierra de Cádiz. Viajamos muchísimo, y siempre era todo una fiesta. Mi abuelo siempre estaba ahí, y creció un poco más cuando nací yo. Fue un hombre de los antiguos, como todos los de aquella época. Antes de nacer yo, no sabía cómo hacer café, pero cuando nací yo, algo dentro de él cambió. Por las mañanas era el que se levantaba a hacerme el desayuno (café con un poco de leche y tostadas con aceite y jamón) (Sí, bebo café desde pequeña), me llevaba al colegio en coche, y no me dejaba bajar de él hasta que no sonaba el timbre para que no esperase con frío. A la salida me recogía, y cuando empezaba a hacer calor, abría el techo del coche. Me enseñó a hacer leche frita, siempre que iba al Carrefour me compraba un paquete de palomitas, cuando de noche tenía sed, se levantaba a llevarme agua cuando le gritaba que quería beber. Se sentó a mi lado junto a mi madre una noche de verano que no podía dormir, me llevaba al hospital cuando se me llenaba el pecho de mocos por culpa de la bronquitis, cuando tenía clases extraescolares, me llevaba y esperaba en la puerta del colegio a que terminase las clases para volver a casa, y siempre que quería hacer algo, ahí estaba él para ayudarme a conseguirlo.
Insistió toda su vida en que no me casase, y que lo que yo tenía que hacer era vivir. A mis tías cuando les informó que se casaban les dijo que no se casasen, que eso era para nada y que lo que tenían que hacer era arrejuntarse sin necesidad de casarse. Aprendí todo lo que pude, y me enseñó todo lo que él pudo. Aprendió leyendo, porque se salió del colegio para trabajar, leía libros sobre la historia de España y se compraba un periódico a la semana porque su amigo se lo leía entero y él también quería. Los sábados noches eran para la política, y los domingos de películas. Conmigo veía CSI y yo con él veía el fútbol. Estaba obsesionado con que durmiese ocho horas seguidas, y siempre que me veía trasnochar, contaba cuánto tiempo dormiría según la hora a la que me levantaba al día siguiente. A mi primo y a mí nos decía los regalos que nos iban a comprar por Reyes, pese a la insistencia de mi tía y mi abuela en que no lo hicieran. Recuerdo una vez viendo en las noticias que hablaban de ETA, que me dijo que las cosas no se hacían matando, y que ninguna ideología debería permitir esas cosas. No sé cuánto exactamente supo nunca de política, pero él decía que era rojo, ni comunista ni de izquierdas, rojo, y que tampoco era español, que él era extremeño. A veces cuando se enfadaba con Andalucía decía que los andaluces éramos imbéciles, y entonces me miraba a mí y decía que creía en un futuro mejor, cosa que ahora me pongo a pensarlo, y creo que estamos peor. Pero él ya no está aquí para verlo, porque hoy hace siete años que murió.

No sé si estamos peor o mejor a ojos de cómo él miraba el mundo, pero vamos avanzando; voy avanzando. Hago lo que puedo, a veces lo que no debo, disfruto como él me enseñó, y sigo sin acumular cosas absurdas que siempre me decía que no me aferrase a ellas pese a que al final me las acababa comprando. Por la calle siempre me preguntan si soy la nieta del Cachorro o la nieta del Canito, depende de qué persona le conocía con según qué mote, y pese a que tenía nombre, como siempre fuimos un pueblo más que un barrio, a él nunca le llamaron por su nombre. Me saqué el carné, sigo queriendo la moto, eso sí, aunque siempre le dio miedo, he viajado con familia y con amigos, he salido, he bebido, he fumado, y he fumado… He trabajado, por fin, con contrato, con nómina y hasta con finiquito. Estudié lo que siempre le dije que quería estudiar para trabajar en una empresa, sigo sin ser religiosa, me encargo de mi abuela como siempre se encargó él de ella, me sigue gustando mi pelo y no me lo quiero alisar, no tengo hipotecas, tampoco casa que no sea compartida con nadie, sigo sin tener gatos en casa, pero, lo que más me falta, es el tatuaje que te debo.
Porque todo pasa güelo, como siempre me decías.


domingo, 17 de marzo de 2019

CocoRosie habla de Marilyn Manson en una canción


Estoy rememorando viejas costumbres. Echaba de menos escribir escuchando a CocoRosie, pero el último disco no me gusta. Pese a los años, sigo echando de menos a Gael. 
Llevo varios años con el mismo cuaderno, un cuaderno morado de lino chino con unas hojas sin apenas grosor, que si le das un soplido se rompen. Escribo en mi cuaderno de Berlín con boli de cuatro colores pasteles, como el de los noventa. A veces echo de menos lo antiguo, tal vez por eso el nuevo disco de CocoRosie no me guste, (A ver, nuevo… Tiene cuatro años).
Aunque es verdad, que me estoy adaptando al estilo de la vida de los demás, porque a veces hay que adaptarse, y disfruto de las cosas que para mí son nuevas. También he descubierto el por qué gusta tanto Friends, sí, he empezado a ver Friends.
Como siempre que comienzo una serie a la que no le tengo muchas expectativas o que sé que no me va a gustar iba desganada. Primero la vi en Español, pero al llegar al capítulo 3 de la primera temporada, me fijé en los labios del personaje de Phoebe diciendo <<No son míos, no son míos>> y me chocó la forma en la que en inglés lo dice porque no me sonaba el ritmo a como lo dice en Español, entonces me lo puse en versión original, y madre mía, no hay color. Creo que por eso nunca me gustó Friends, porque en Español parece otra serie completamente diferente y en algunas frases, el juego de palabras es imposible de traducir, y por mucho que se le busque una traducción muy parecida, no tiene la misma gracia que en la versión original. Me parece muy buena serie, porque en ningún momento los personajes pierden su esencia. Recuerdo una vez una crítica que hizo un Youtuber sobre todo lo malo que tenía The Big Bang Theory, y que una de las cosas que le fallaba a la serie, era que los personajes te lo presentaban de una forma, y que al poco tiempo cuando salía de nuevo el personaje, era otra persona completamente diferente. En Friends, los personajes son los mismos, avanzan con cada capítulo, aprenden de sus errores y se apoyan entre ellos. La amistad que tienen es una maravilla, y tiene muchos buenos momentos. También, en parte la vi por Matthew Perry, porque me salió en recomendados de Instagram un vídeo donde rememoraron una escena de la serie, y al ver el final del vídeo me acordé de él, y fue a los pocos días que me dije; pues voy a ver Friends.

lunes, 25 de febrero de 2019

El embrollo catalán resumido en una palabra



Esta mañana, viendo la misa en TreceTV he recordado una frase que me dijo el cura de mi barrio. Entiéndase esta frase como religiosa al ser un cura.
La enfermedad que ahoga al mundo es la soberbia, porque somos demasiados soberbios y no pensamos en los demás.
No sé por qué, pero me vino a la cabeza la independencia de Cataluña.
Yo escuché sobre la independencia de Cataluña en la tele, como todos, a partir de la entrada de la CUP en el Parlament de Catalunya, pero no me paré a pensar en el por qué hasta que no leí el libro de Antonio Baños, La Rebelión Catalana.
Hay un ejemplo muy bueno que aparece en el libro, que dice algo parecido a esto.
España son los padres, y los chavales de dieciocho años son Cataluña. Un chaval va a su madre y le dice, mamá, dame un euro porque quiero comprarme un paquete de patatas, y la madre le dice, toma, treinta céntimos, avíate con eso. Y por eso nos queremos independizar.
El único partido político que le puso solución a la independencia de Cataluña (allá por el 2016, no doy con la noticia) fue Podemos, proponiendo un autogobierno de todas las comunidades autónomas, que es en realidad lo que quiere hacer Cataluña.

AUTOGOBERNARSE.

Se pueden sentir españoles, más, menos, querer más o menos las demás ciudades del Estado, pero todo se soluciona entendiendo que lo que quieren es tener autogobierno. Olvidaos de las peleas en televisión, de todas las veces que se han gritado, de todas las horas en los programas. Lo que en realidad quieren es simplemente, controlar Cataluña sin tener que pedirle permiso a España.
Y esto me lleva también, a que como la excusa que sale en la tele es que no quieren ser españoles, las reacciones que tienen las personas cuando oyen que les encanta España pero que no son parte de ella, no las entienden, pero esta es la conclusión que yo he sacado pues así ellos lo han explicado.
Nosotros estamos en España, y España, junto a otros países pertenecen a un continente. Nosotros somos españoles porque hemos nacido aquí y así nos sentimos, pero, ¿nos sentimos europeos? No, algunos sí, pero en mayoría no. Tenemos simpatía con los demás países como Francia e Italia, que a todo el mundo le encanta, pero por lo general no nos sentimos Europeos como tal.
Pues eso es lo que pasa con la independencia.
Ellos viven en un continente llamado España, donde hay diecisiete países (diecinueve con Ceuta y Melilla) cada país, tiene aprecio a los demás países, pero el continente no les importa.
Podría añadir muchas cosas más, pero en realidad, ese es el resumen del por qué se quieren independizar.

Sábado, 23 de Febrero. 


lunes, 6 de agosto de 2018

Movie Month: Julio.

|Películas|
Winchester; Días de fútbol; Cinders; Kràmpack; Basada en hechos reales; El nòm; Incidencias; El método; The roomate; El vuelo de la Paloma; Torremolinos 73; Barrio; Fuera de Carta; Sin rodeos.

|Programas de televisión|
La resistencia; Late Motiv.

|Programas de radio|
La vida moderna.

martes, 3 de julio de 2018

Movie Month: Junio.

|Películas|
La maldición; Audition; Depredador; La matanza de Texas 2.

|Series|
Vis a Vis; Mozart in the jungle.
|Programas|
Polònia; NTMEP; APM

|Teatro|
Millán Salcedo.

|Conciertos|
Orgullo 2018; Mago de oz.