Redes sociales







viernes, 16 de junio de 2017

A mi tío.

El miércoles 14, mi tío murió de cáncer de huesos. El día que nos dijeron la enfermedad que tenía, hice este dibujo.

Yo le conocí muy poco tiempo después de morir mi madre. Mi tía se había divorciado y como era del barrio, se le acercó un día a preguntarle si podía conseguirle un perro como el que tenía su padre. Poco tiempo después se convirtió en mi tío, y al igual que mis tíos biológicos (por parte de madre) hizo conmigo lo que mi padre no hizo. Me llevaba a la playa y al campo. Muchas veces me recogió de clases, nos íbamos de vacaciones juntos y hablábamos mucho de música, porque a él también le gustaba el Heavy, como a mí. También leía, pero no era de comprarse libros, sino que me los compraba a mí, para que al leerlos, se lo dejase.

Mi tío era una de las personas más sanas que he conocido. Sí que fumaba, es cierto, pero fumaba muy poco, se podía llevar un mes completo con el mismo paquete de tabaco. Nunca bebía, ni alcohol fuerte ni suave, como una cerveza o una copa de vino. No bebía refrescos, ni siquiera zumos. Cuidaba su alimentación, comía mucha verdura y consumía productos ecológicos y huevos de granja. A los 32 años, le diagnosticaron diabetes, y a los cuarenta le dijeron que tenía una enfermedad en los huesos. Murió con xx años, siendo una persona sana, que hacía ejercicio todos los días.

Esto puede parecer la típica frase que se ve por Internet o en los típicos vídeos que se hacen famosos en Youtube, pero es que tienen razón.
Todos nos vamos a morir, y que seas más o menos sano no te va a hacer tener una muerte más o menos agradable. Yo soy fumadora, y he escuchado miles de veces que me voy a morir que me estoy matando o que qué sentido tiene fumar. Mi tío estuvo agonizando xx años antes de morir, y no sabía qué sabor tenía la Coca Cola, ni siquiera nunca le dio un sorbo a una copa de vino o de champán.

Vive, es lo único que vas a tener en la vida. Vive como puedas, fuma todo lo que quieras, come toda la comida basura que te apetezca, engorda lo que te de la gana, no te pongas a dieta si no quieres hacerlo. Vete al país que siempre quisiste visitar, deja tu trabajo sin miedo, peleate con quien te tengas que pelear, que no te dé reparo en dejar de hablarle a alguien por muy jefe, vecino, familiar o amigo que sea, no sigas la estética que te dicen para que parezcas mejor o peor persona. Hazte todos los tatuajes y piercings que te dé la gana, cómprate todo lo que te apetezca, pero vive, lo jodidamente mejor que puedas.

Vuela alto, Manu. Muy muy alto, con tu música.




1 comentario:

Furia Tarsartir dijo...

Estoy de acuerdo con todo excepto con lo del tabaco. El fumar no te va hacer disfrutar más de la vida. Al menos en mi opinión. Por todo lo demás totalmente de acuerdo. XOXO