Redes sociales







martes, 15 de marzo de 2011

La tortura del peso


Hay un tema que , por encima de todo, me molesta mucho que me toquen
El Jodido Peso
No creo que nadie tenga derecho a opinar si hoy estas mas delgada o mas gorda.
Lo que a lo mejor para muchos no es nada importante, para mí a lo mejor es la cosa mas importante.
Todos los días, tengo que aguantar que se hable de mi peso. Pero no solo una vez, si no otra y otra y otra.
Y ya no es solo en casa, si no también, a cualquiera que se le conozca.
Si mi tía va al supermercado de siempre y le atiende la misma gente de siempre, eso le da derecho a hablar de mi peso.
-"Pues sí. Se puso a dieta, y lo hizo todo bien. Ahora no está a dieta, pero vamos, yo le digo que tiene que adelgazar"
Reventé. Me jodió tela que delante de una tía que yo no conocía de nada, se pusiera a hablar de mis problemas de peso.
-"'¡Quieres dejar de hablar de mi peso! No tiene por que enterarse ella de lo que como o no como.
Si entrara en la anorexia y llegara a pesar 20 kilos te quedarías feliz."
Y solo me sonreía. Ella sonreía con su típica sonrisa de yo no he echo nada.
Me repatea la obsesión que tiene todo el mundo con el peso.
-"Que si no pesas 40 kilos no eres persona. Que se debe de estar delgada. Que hay que usar la talla 36. Que si no eres delgada nadie te ve guapa".
Vale, pues que no me vean, que me vean simplemente siendo una bola.
Pero NO, y repito NO, me habléis de mi peso.
Que si tengo que hacer tal ejercicio o tal cosa.
Adelgazar o engordar no es una cosa fácil.
No es ponerte y decir, venga lo dejo. No. no es como dejar el tabaco. NO
Engordar o adelgazar lleva muchísimas cosas psicológicas.
Hay miles de personas que se han suicidado por que no se veían delgadas.
Vegaciones, insultos que se tienen que aguantar por no tener una delgadez adecuada.
Han muertos miles de niños por que en sus colegios son sometidos a maltratos por ser el gordito.
Y cada vez que sale algo así, la gente piensa que diciendo, que los niños no se deberían de obsesionar con el peso lo solucionan.
Pues no.
Yo estoy aquí. Yo quiero adelgazar. SÍ. LO QUIERO.
Pero tengo problemas psicológicos por culpa de eso.
Tu no eres responsable de mi vida. Yo no soy responsable de la tuya.
Yo no hablo de tu peso. Tu no hablas del mío.
FÁCIL, SENCILLO Y EFICAZ.

2 comentarios:

Furia Tarsartir dijo...

No te dejes llevar por los demás. Siempre he pensado que ere una chica preciosa, ademas de muy fotogenica y con mucho estilo. Tu supuesto sobrepeso es lo de menos, y lo mas importante es tu bienestar contigo misma, nada mas. lo demás no importa.

PD1: Si puedes quita lo del Formspring del blog, esk sale como si actualizaras y ni siquiera puedes acceder a la pagina.

PD2: Tenemos que vernos :)

Dahlia dijo...

Hoy hablaba de algo muy parecido en una clase de mi facultad. En concreto, sobre el papel que tiene la mujer de ser solo un cuerpo esbelto, obligatoriamente vestida de manera elegante y sexy y torturada con unos tacones, por no hablar de la cantidad de maquillaje detrás de la cual se tiene que ocultar.
Yo muy indignada le decía a la profesora que eso era culpa nuestra por permitirlo y fomentarlo. Pero me ha ayudado a entender que no somos ni culpables ni víctimas, ningún papel de esos dos es positivo.
Lo importante es hacernos conscientes de quienes queremos ser, serlo, aceptarlo, y a partir de ahí, todos los comentarios que nos tira a la cara la sociedad, nos entrarán por un oído, y saldrán por el otro, y quizás ni lleguen a entrar.
Deja que hablen, que comenten, que se frustren con tu vida por no amargarse analizando la suya.
Tú sabes quien eres, no dejes que te lo diga nadie más aparte de tu propia voz. Se como quieras ser, acorde con tus ideas, y te aseguro que conseguirás verte preciosa, independientemente de como te vean los demás. Ese es el punto. Verte guapa TÚ, no sentirte guapa porque te has vestido y arreglado tal como los demás esperan que lo hagas para entrar en el prototipo de belleza.
En fin, que cuando me empiezo a enrrollar al final digo lo mismo 20 veces con palabras diferentes y cada vez más incoherentes, jaja.
Un abrazo.