Redes sociales







miércoles, 13 de abril de 2011

Cosas que se van perdiendo


Estando en casa de mi tía pintando, como siempre que voy, me fijé en el gusto que tiene decorando.
Me di cuenta de una cosa.
Sí mi tía no hubiera comprado varias cosas hace 10 años, ahora mismo, no la encontraría.
Descubrí una pluma muy antigua, que según me contó, perteneció a un tatarabuelo mío que al inmigrar a España, fue lo único que se pudo traer con él desde Portugal (y eso que estamos al lao)
Vi una caja de metal en la que una vez hubo membrillo.
Vi una muñeca de porcelana preciosa de pelo rojizo y ojos azules la cual compró mi tía hace alrededor de 15 años.
Vi las típicas figuras de cisne de colores de porcelana que se podía encontrar en los veinte duros.
Vi el toro que se ponía encima de los televisores, como un día demostraron los morancos en su programa.
Vi una diana, de las que siempre encontrabas en los veinte duros, y la cual me podía pasar horas y horas jugando con mi primo.
Vi una colección de coches pequeños de esos que no servían para nada pero que quedaba muy bonito como decoración.
Vi el juego tabú. El cual un programa de cuatro lo adaptó para las tardes.
Vi cintas de vídeo, y un vídeo que funcionaba correctamente.
Vi un televisor Phillips de mas de 20 años gigante.
Vi una caja de música en forma de piano, con una bailarina encima.
Y me entró la añoranza y también la idea de que, las grandes empresas nos están hundiendo.

1 comentario:

Dahlia dijo...

Si hay un fin del mundo en 2012, será el que provoque el capitalismo.
Un abrazo.