Redes sociales







lunes, 31 de marzo de 2014

La vida y el cine.

¿Cuándo empezaste a ver cine? Te lo vuelvo a preguntar si quieres ¿Cuándo empezaste a ver cine? El de verdad, el que no echaban en los noventa en la tele convencional, el que tenías que ver en versión original en Cinemateka, el que creó Bertolucci, Fellini, Hooper, Argento y tantos otros pocos convencionales.
¿Cuándo te empezaron a llamar rara por las pocas películas convencionales que habías visto?

No es un secreto ya, el que yo desde pequeña he visto película de terror y no dibujos animados, pero, exceptuando esa anécdota, el cine, el que comienzas a ver por ti misma, me llegó a los once años, con "House of one thousand corpses" (la pongo en inglés porque me mola más. Sí exageras la pronunciación resulta hasta graciosa.)

Desde pequeña he ido al cine con mi tío, y nunca para ver una película infantil. Nunca he tenido problemas para entrar en las salas, aunque se me notara a la vista mi poca edad.
El cine de terror no tan convencional, me llegó gracias al videoclub, a los siete años, cuando le rogué a mi tía que me alquilara  la novia de Chucky, porque a mí el muñeco me sonaba de haberlo visto antes.
Llegué a casa, tío estaba allí, y tuve la suerte de poder verla ese día, porque el vídeo se había roto, y teníamos que poner la cámara de vídeo, para ver la película. (Creo que en toda mi niñez ha estado el vídeo roto.)

Cuando terminamos de ver la película, le pedí a mi tía que me la gravara en otra cinta, y me la ponía una y otra vez, llegando incluso, a verla tanto, que me aprendí los diálogos de memoria. (Pero todos, todos)
Yo quería ser como Tiffany, tanto versión humana como versión muñeca, y siempre quise un muñeco Chucky. Y todavía lo quiero, y lo sigo esperando. (Aunque si me regalan la familia al completo, muero del gusto.)
Por cierto, como curiosidad, si os da por ver la película, no la cortéis cuando empiece los créditos, porque al final del todo, sale Chuky hablando (De eso se dio mi madre cuenta, que era la única de la familia que no se levantaba hasta que no terminaba la película del todo.)

Cuando crecí, como ya conté antes, mi tío me llevó a ver la casa de los mil cadáveres, pero no fue hasta llegar agosto, cuando descubrí la otra cara del cine, sobre todo, del cine de terror.
Era las once de la mañana, de verdad, las once de la mañana. Mi abuela había ido con mi abuelo al cementerio para ver la tumba de mi madre y yo me quedé sola. En el canal 18 (luego buzz, luego 18 otra vez y al final Dark, y luego otra vez Buzz) que era el canal que yo siempre ponía porque era el único que tenía donde echaban películas de terror, allí, a esas horas, echaron Vampyros Lesbos, con mi amada Soledad Miranda. (De ahí viene mi apellido artístico)

A partir de ese día, me interesé por todas las películas de Jesús y todo lo que tenía que ver con el cine B y Z.
Pero, ¿hacia donde quiero llegar con eso?

Lo que tiene en común el cine de Jesús Franco, el de serie B y Z, he inclusive el de Rob Zombie, es que desde sus comienzos, ha sido un cine que ha salido del corazón, en el sentido de poder hacer lo que les ha dado la gana por el hecho de tener el control de todo, sin que ninguna productora les obligara a cambiar los guiones. (Como les ha pasado a los de Prometheus.)
Hace algún tiempo, dije en mi twitter que, si mi proyecto de Empresa me daba tiempo, crearía un mural inspiratorio en la puerta de mi habitación.
Hoy, mientras lloraba viendo un documental sobre Jesús Franco, que ya vi antes de morir él, recordé algo que dijo, que creo que es el mejor lema de la vida, tanto para la realización personal, como para ser feliz en tu trabajo, o en cualquier situación.

Y de eso se trata, de hacer las cosas que quieres hacer, aunque te mueras de hambre, o tengas que huir a otro país.
 El actual mural.

2 comentarios:

Furia Tarsartir dijo...

Pobre lo que le has echo a tu abuelo en la foto... :(

Lo de los créditos de la película del muñeco no lo sabia, tengo que buscarlo.

Por lo demás, todo muy bien jejeje

Besitos

Mara dijo...

Yo tuve la suerte de empezar a ver ese cine - justo Fellini, Argento y Hopper eran de sus favoritos, y Bertolucci le gustaba algo, aunque yo lo descubrí luego en más profundidad al ver con mi prima Stealing Beauty y The Dreamers - desde muy joven gracias a mi madre. Igual que tú ibas con tu tío al cine, yo iba con ella a ver los estrenos, y en casa veíamos las películas de estos maestros.

A mí el cine de terror también me gusta mucho, y a mi madre también, de ahí que me pusiese El Resplandor, Rojo Profundo, Rosemary's Baby, y otras cuantas. Aunque la de Chucky, siempre me dio un poco de medito de pequeña, y luego ya no quería verla, porque tengo un poco de fobia a las marionetas/muñecos así con ese aspecto.

Franco admirable, a mí también me gustan mucho sus películas y todo lo relacionado con los vampiros, no me pierdo una de estas vintage, hay un montón geniales.

Saludos, gracias por pasarte!